viernes, febrero 29, 2008

Rebelde y compañera

CONTRA-PROLOGO

LA POESIA COMO ACCION,

REBELDE Y COMPAÑERA.

Esta recopilación es el fruto inquebrantable puro y conciente de mis más remotos sueños y delirios insurgentes.

Es un intento de resumir las imágenes, sonidos mágicos, risas y abrazos, lagrimas entrecortadas y victoriosas derrotas que me acompañaron bajo las misteriosas sombras de tantas noches cualquiera… son en fin, una cantidad de sinceras emociones que permitieron reconocerme y así poder ser, poder existir…

La creación de MILITANDO EN UTOPIAS, me demostró que tal vez sí exista un sentido para seguir construyendo y de la forma más elemental:

la colectiva.

Esta construcción es la que surge de los más profundo, es un movimiento puro y constante que brota como una chispa, dando fuego a la desobediencia… a la rebeldía que provoca el arte, el arte de construir, de escribir, el arte de hacer… de hacernos… de llorar y reír, en definitiva, el arte y la acción plena de vivir… manifestación esencial de los sueños libertarios.

Como toda obra que es hija de su tiempo, MILTANDO… comenzó a manifestarse desde tantas necedades arrepentidas, tantos no resueltos y silencios atragantados, estas sensaciones sumadas en su conjunto, fueron dándose forma, bajo este grito de liberación que provoca el alma y que brota inexorablemente desde lo más recóndito de este contrariado ser.

Así es como me propongo en cada letra que disparo, en cada palabra que me atraviesa, en cada herida que cargo…

en tantas batallas que perdí.

Ellas provocan la más profunda exaltación, furia y visceral rebeldía.

Me invitan a la soledad y al desamparo, al hastío del alma y la belleza del amor, a las sinceras miradas perdidas…

Ellas son la forma elemental y vital para seguir estando vivo.

Y como motor generador, el arte y con él la poesía como exponente sustancial del lenguaje, esencia que habita en las cosas bellas.

Misteriosa y escurridiza, se me/nos presenta

en un principio como una enigmática diversión, de pronto, indefectiblemente, es un modo de fijar la historia.

Mi historia. La nuestra.

Guardándonos así, un claro refugio para la insumisión…

para templar al noble espíritu para otra batalla.

Por ello, la poesía, mi poesía, tu poesía, la nuestra… si la poesía esta en todos en cada ser integral.

“La poesía esta hecha por todos” como manifestaba Lautremont.

Aquel que ignora la poesía es un mutilado como aquel que ignora el amor.

La poesía no tiene fronteras, sino que expande hasta el último de los límites que habitan en el artista…

La poesía es esa mano que no tiembla y atraviesa el aplomo.

La poesía desintegra lo compacto, lo férreo y tiene ese ácido irresistible que corroe las más absurdas convenciones, poniendo en evidencia con absoluta magia, toda la maquinaria frágil de lo falso.

La poesía es pura explosión.

La poesía es libertad y la libertad es pura poesía…

MILITANDO EN UTOPIAS, juega a desordenar los papeles previsibles que genera la impúdica realidad,

ansia transformarlos y hacerlos suyos, para que luego trasciendan.

Juega a desordenar las abstractas representaciones certeras y utilitarias que tanto abundad y apuntan dirigiéndose a provocar las decepciones y fracasos, cargando con los valores irresolutos que invocan los manipuladores de turno.

Militando… inocente-burlón, diabólico-compañero, me acompaña en este camino, donde la utopía, claro, es posible.

La utopía de militando nos alienta a seguir, a recobrar los valores del pasado perdido, pero en dirección al futuro, para que estos valores sean el soporte necesario para que este futuro nada claro, no repita el mismo funesto pasado; no se trata de restaurar lo que existió sino de volver a encontrar en este futuro nuevo, utópico, algo de lo que se ha perdido, sí algo que existió y fue destruido.

Se trata de crear formas nuevas.

Se trata de juntar una vez más a ese batallón de los sonados que habitan en cada uno de nosotros…

a ellos, que no les tiembla el pulso y disparan en forma de letra, gesto y versos, apuntando simplemente al corazón, pistoleros románticos sin razón…

Se trata de darle sentido a todo este sin-sentido, reivindicando el sincero desarrollo que propone la fantasía, la pura emoción y el noble delirio que provoca la libertad creadora de nuestro espíritu.

Se trata de construir ese hermoso ningún lugar, lugar en ninguna parte.

Lugar de nunca jamás…

Se trata de ellos.

«««

2 comentarios:

MaRía dijo...

Durruti querido, como siempre conmoviendo mi alma. Agradezco tu gesto y tu delirio para hacer de nosotros siempre lo mejor que tengamos. Victoria

Anarres dijo...

Y si amigo, un paso se da despues de otro, no hay otra manera.
Me permito citar al (maestro?) H. Van Doren:

Dios dijo al hombre:
"Ganarás el pan con el sudor de tu frente..."
Pues bien, Dios ha muerto.
La humanidad está ahora en condiciones de transformar revolucionariamente el trabajo esclavizador en trabajo creador.

Que no decaiga ...!

Un abrazo desde lo conseguimos.