domingo, mayo 03, 2009

En caminos de tu tierra

Entonces me vuelvo y miro,
a tu alrededor desnudo
y me veo iluminado
por tus tristes ojos pardos...

me contagio irreverente
de la épica de tus tinieblas,
y borracho por las luces sin destino
me desvanezco en tu proximo instante.

Siento en mis espaldas tu frio rencor
de que todo aún no ha pasado
y quedo como atrapado allí
en medio de otra batalla.

Me proclamo hacedor de los versos más malditos
y derrumbo el imperio de tu triste mirada
mientras queda tu ser sin convencer
de que hoy nuestra vida no vale nada...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Que buena foto la de tu viejo. Abrazo.

Sil dijo...

Hermosa poesia, trasmite sentimiento puro

Gastón dijo...

Furioso como de costumbre. Usted no pierde ni las mañanas ni la fuerza.
PD: Adhiero a lo de la foto: es muy buena.