lunes, junio 15, 2009

A los utopicos militantes...

En estos tiempos tan veloces donde lo mucho que abunda y atesta es la catástrofe, la disolución, la constante exclusión, la nefasta y sistemática explotación, la derrota moral, la carencia de valores, la crisis de representación, las esperanzas desesperanzadas, la desesperada e incesante búsqueda de alguna identidad, de alguna vana promesa...
En medio de este planeta apestado por la abulia, la apatía, la alarmante falta de compromiso, la carencia de valores la ausencia de voluntad agrupada, la contradicción y confusión, la incoherencia e ingenuidad, que hoy reinan absurdamente...

“Navegamos” en medio de islas de desconocidos paisajes con visiones fugaces, rodeados de angustiantes y salvadoras vivencias luminosas, la cultura, nuestra cultura esta siendo cada vez mas afectada.
Esta cultura, que es el espacio artificial que produjo el hombre para satisfacer las necesidades orgánicas en un principio y resolverlas mediante ella, los numerosos problemas que le plantea el medio.
Se puede decir por consiguiente, que está siendo cada vez más salvajemente atacado,
el único arma de autodefensa que tiene el hombre para resolver los constantes problemas que nos exponen el tan cambiante y conflictivo contexto.

La cultura y el arte, son los espacios de producción más aptos donde se pueden revelar las verdades más negadas y que de algún modo, en otro lugar, nos serían inaccesibles.
La cultura, sigue existiendo bajo una inexorable resistencia que nos clama a viva voz que nada esta perdido, que es necesario seguir peleando, luchando, enseñándonos que es este el espacio para la lucha, que es este el lugar donde se materializan y se construyen los sueños y las verdades más escondidas...
Es este el ámbito donde confluyen los insurgentes delirios mas puros, genuinos, transparentes y sinceros, donde el arte, es el arte de vivir, de construir nuestra libertad y de soñar con esta misma libertad de tomar hasta el cielo por asalto... si aquel lugar recóndito, donde habitan los sueños infinitos...

Esta es lucha de todos los días, que sea como un grito en el sideral espacio, escrito por el baile de la fiesta... y un hermoso beso de miradas hacia la eterna y mítica luna...
Hacia este punto cardinal es hacia donde dirigimos nuestras fuerzas, en este triste mundo ínfimo infinito.

La creación de este espacio, me/nos demostró que tal vez sí exista algún sentido para seguir construyendo...
Un lugar para creer que las ideas no están sitiadas...
En medio de un lugar donde la libertad es incertidumbre...
Donde la libertad se huele...
Donde la libertad parece existir...
viviendo al abismo del exilio...
...Cuantas veces debemos morir para ser libres...

Porqué queremos romper con este maldito silencio que nos aturde...
Porqué estamos harto cansados de las derrotas, traiciones y claudicaciones.
Porqué estamos llenos de cicatrices y son de esas de las que no se cierran tan fácilmente.
Porque la lucha – nuestra lucha – tiene fuerza de universo.
Porque somos muchos los que queremos ser...
Porque, creemos, pensamos, sentimos, anhelamos que construir no sea un instante, sino que se derrumbe todo lo establecido.

Volviendo un poco a aquello de lo que significa el arte, esta bitácor.
Porque para nosotros el arte se construye y de a muchos, de varios de todos o algunos... es decir de todos aquellos conscriptos de la voluntad que tengan el compromiso de hacer, realizar, decir, blasfemar...
Por eso en esta Bitácora de unos lunáticos pero comprometidos Militantes de utopías... esta tu arte colectivo, nuestro arte, el mejor arte... el de todos.
Esta construcción de arte colectivo, fue realizada, compartida y disfrutada...
es nuestra esencial manifestación materializada en rebeldía, porque el arte es rebeldía pura y como dijo el Sub Co – “... la rebeldía es un dolor del que no vale la pena curarse... nunca.”

Por esto y por mucho más, nos urge la necesidad de que sigan existiendo estos espacios de producción, que se sigan construyendo estos lugares donde no estén sitiadas las ideas, las esperanzas, la conciencia y el compromiso y donde esta Cultura y el Arte que nos produce la rebelión interior sean los tan ansiados bastiones de los militantes de utopías...

A seguir sacudiendo incertidumbres.

...Arte y rebelión es lo único que nos queda.

2 comentarios:

ana maría - penélope dijo...

Estamos en el camino y nos encontramos

Ascaso dijo...

Es precisamente a la juventud a quien incumbe la tarea de crear una nueva sociedad, las generación de militantes educada en la sociedad capitalista puede, cumplir la tarea de destruir los cimientos de la vieja vida capitalista basada en la explotación.
Gracias por deleitarnos semana tras semanas.